Muebles de jardín que se pueden mojar

Quienes tienen un patio amplio o una terraza con suficiente espacio, siempre están buscando maneras divertidas de hacer decoraciones. Los muebles son fundamentales para sacarle provecho a los exteriores, pero hay que recordar que estas piezas estarán expuestas, por eso hay que tomar en cuenta varios detalles importantes a la hora de comprarlos.

Debes fijarte en la función que quieres que cumplan, cuánto sol recibirían durante el día, si es necesario guardarlos durante el invierno, con cuánto espacio cuentas y uno de los más importantes: saber si estarán expuestos a la lluvia.

Cuando hayas pensado con detenimiento todos estos detalles, podrás encontrar los muebles de exterior que más se puedan adaptar a tu situación. Puede decirse que el factor principal de estos muebles es el material con el que están fabricados, porque esto dictará la durabilidad, tipo de cuidado, calidad y si se podrán mojar. A continuación vamos a hacer una lista de las opciones más comunes que puedes elegir:

Muebles de madera

Empezamos por el material más clásico para muebles de jardín y también otros tipos de exteriores, como casetas, vallas o pérgolas. Este particularmente debe cuidarse de hongos e insectos con el uso de protectores como pesticidas. También es necesario evitar las grietas, aplicando barnices y productos de factor hidratante periódicamente.

Lo bueno de la madera es que le da un estilo cálido y natural a tu patio, pero aunque sea común, debes saber que podría no ser el material preferido en toda la lista, porque requiere de mucho cuidado. De este material hay muchos tipos, y si eliges la madera equivocada, se puede dañar muy rápido tras pasar muchas horas bajo el sol.

Las mejores maderas son el cedro y la madera de teca, pero por supuesto, son bastante caras. Lo cierto es que independientemente del tipo, todos comparten una gran ventaja, que es no calentarse con el sol como los muebles de metal. Sin embargo, el sol y la lluvia sí pueden afectar su color, por eso debes estar atento a aplicar aceites y barnices cada cierto tiempo.

Muebles de aluminio

Un material posiblemente tan común como la madera para muebles de exterior, debido a que es barato y liviano. Está disponible en muchos colores y es difícil que se oxide. Además, el aluminio tiene una facilidad de manejo que les permite a los fabricantes crear una gran cantidad de diseños. Es tan común en los espacios exteriores precisamente porque es funcional y viene con buenas cualidades estéticas.

El aluminio es bastante rígido, pero al mismo tiempo es muy ligero. Al ser sintético y sólido, puede estar a la intemperie sin ser afectado por mayores daños. Su resistencia se puede comparar a la del textileno y el poliéster, así que definitivamente se puede mojar en la lluvia.

Anteriormente hemos mencionado que los muebles metálicos se calientan, pero con los de aluminio esto no sucede tanto. También es bastante difícil que pierda el color. A pesar de su capacidad de mojarse en la lluvia, te recomendamos no optar por esta opción si vives en un área donde suelen haber muchas tormentas, porque su peso ligero puede hacer que se vuelen.

Sin embargo, lo bueno de poder mojarse es que no se oxida y tampoco se altera a efectos como el cloro en caso de estar en áreas de piscina. Se puede limpiar fácilmente con agua y detergentes normales. Claro, a diferencia de otros materiales este sí es sensible a productos químicos que puedan causar abrasión.

El aluminio generalmente no se pinta, porque la mayoría de sus modelos ya vienen en distintos colores. Pero si decides pintarlo, ahí sí podría ser afectado a la hora de mojarse si no aplicas una imprimación para asegurarte de que la pintura tenga buen agarre. Este último consejo funciona igual para materiales en muebles como el zinc y cobre.

Muebles de hierro

Este es sin duda el material más fuerte para ubicarse en exteriores. Hace muebles pesados, que si cuidas bien, te pueden durar una vida entera. Pueden estar en tu patio durante todo el año sin necesidad de moverlos o taparlos, en lluvia, sol y hasta la nieve durante el invierno.

De estos suelen haber diseños clásicos y tradicionales. Sin embargo, la desventaja es que estos muebles son difíciles de mover y cada cierto tiempo pierden la pintura, así que debes estar atento a estos detalles. También son susceptibles oxidarse y se calientan en altas temperaturas.

Muebles de mimbre

Otro material muy visto en espacios exteriores, porque el mejor atributo que puede aportar es su textura. La mejor opción de mimbre para mojarse en la lluvia es el sintético, porque es más resistente a los cambios de clima que el natural. Necesitaría eventualmente una capa de barniz para mantenerse con el tiempo.

Es fácil de limpiar, duradero y cómodo para sus usuarios. Sus precios varían, pero los de mayor calidad pueden llegar a ser bastante costosos. Los diseños generalmente son grandes, así que te recomendamos tener suficiente espacio disponible si optas por este tipo de muebles.

Muebles de acero inoxidable

Otro material resistente que puede mojarse sin mayores repercusiones y no es sensible a ningún tipo de clima. Tiene varias ventajas parecidas a las de los muebles de aluminio, pero a diferencia de estos, los de acero inoxidable sí son pesados, aunque difíciles de mover.

Estos tipos de muebles son especialmente costosos, así que su principal desventaja sería su precio. Además, es difícil que el acero inoxidable se herrumbre, pero igual es necesario ponerle algunas capas de protector para que sea aún más duradero. A pesar de que resisten al óxido, hay químicos como el cloro que pueden alterar su aspecto o mancharlo.

Si vives en una zona costera o donde haya mucha contaminación, que esté exenta a la “lluvia ácida”, debes estar lavando estos muebles constantemente, si es posible, con algún producto específico para pulirlo, proteger su brillo o repeler el agua y la suciedad.

Muebles de plástico

Se puede decir que esta es la opción más barata de todas. También la que tiene mayor variedad de colores y estilos. Lo mejor de los muebles de plástico es que son apilables, así que son fáciles de guardar y te ahorran mucho espacio cada vez que lo necesites. Se pueden mojar sin problema alguno, pero al estar tanto tiempo expuestos al sol algunos pueden calentarse, debilitar el material o mancharse.

Esta opción también es interesante para los entusiastas del cuidado del medio ambiente, porque la mayoría de los que se encuentran en el mercado están siendo fabricados con materiales reciclados.

Muebles de fibras naturales y sintéticas

Son distintos a los muebles de mimbre sintético que hemos descrito anteriormente. Estos usan materiales naturales que son bastante agradables a la vista y muy cómodos, sin embargo, no suelen ser recomendables para estar a la intemperie y expuestos a zonas donde hay fuertes lluvias.

Para cuidarlos debidamente, hay que usar aspiradoras, brochas de cerdas largas, soluciones de agua y jabón, entre otros productos. Para los que son derivados de la madera, es necesario usar barniz de vez en cuando, sobre todo en las partes deterioradas o puntas que ya se ven abiertas.

Estas fibras se encuentran con acabados en mate, brillante o satinado. Es importante saber que muchos de estos muebles parecen estar hechos con fibra natural, pero en realidad son metal recubierto con trenzas sintéticas, y estas sí son bastante resistentes al agua. Podrás diferenciar unas de otras a través de las diferencias de precio.

Muebles de cristal

Muchos espacios exteriores cuentan con mesas que tienen una gran tapa de cristal templado, porque no tienen problema alguno a la hora de mojarse en la lluvia. En estos casos, realmente no toda la pieza está hecha de cristal, solo la parte superior, siendo el resto de materiales metálicos.

Esta hay que limpiarla regularmente con un paño húmedo, preferiblemente con un producto limpiacristales, o en su defecto agua. Los dueños de estos muebles deben cuidarse mucho del rayado, así que deben ser cuidadosos a la hora de usarlos y limpiarlos evitando químicos que puedan ser abrasivos.

En conclusión, los muebles de jardín y patio vienen en muchas opciones, todas adaptables a diferentes circunstancias. Estudia bien tu espacio y guíate de esta lista para elegir lo más adecuado. Recuerda comprar los protectores necesarios y tomar las medidas adecuadas para que estas piezas duren el mayor tiempo posible.

Muebles de rattan

Los muebles de rattan sintético son muy recomendables ya que es un tipo de mueble que se puede mojar y le puede dar la luz. Aunque el rattan este tratado hay que ser consciente que son unos muebles con una vida útil de unos 10 años. El rattan natural es delicado con climas extremos y no aguanta bien la lluvia ni la exposición al sol. Se puede tratar con barnices especiales.

Muebles de jardín que se pueden mojar
5 (100%) 6 votes