Hamacas para el jardín


Llega el veranito, estamos acomodando nuestra terraza, jardín e incluso en nuestro balcón hay que sentir que empieza el buen tiempo y hay que aprovechar al máximo los días y noches de verano. Lo tenemos todo preparado para nuestras barbacoas, comidas y noches largas, pero aparte de poner la barbacoa, la nevera, mesa, sillas, pérgola (en el caso de terraza y jardín)…, también nos gusta acomodarnos y descansar tranquilamente durante un rato, y de verdad probarlo no existe mejor lugar que las “hamacas”.

Hoy en día tenemos un montón de diseños de hamacas, que aparte de ser visualmente atractivas también son súper cómodas.
Y sabemos que las hamacas normalmente son coloridas, que se cuelgan, y que nos sirven para tumbarnos y descansar a pata suelta, pero de dónde vienen?

Vamos a hacer un poco de historia de este complemento tan de relax de nuestro jardín.

¿Qué es una Hamaca?

Una hamaca suele ser una lona o una red que se fija en dos puntos rígidos. Normalmente se suele utilizar para descansar o dormir. Pero esto está cambiando puesto que cada día hay más sistemas y productos que entran dentro del mundo de las hamacas sin ser la tradicional.

hamaca antigua¿Y de dónde proviene?

Proviene de Sudamérica, concretamente del noroeste de Brasil, países del Caribe y bueno en general toda la zona tropical Latinoamericana. Lo que mucha gente no sabe es que quien descubrió nuestra querida hamaca fue Colón. En aquel entonces eran redes nada que ver con los modelos actuales.
Colón trajo las hamacas a Europa y aquí las utilizaban los marineros para dormir en los barcos y así evitaban el tener que dormir en el suelo húmedo.

Tipos de hamacas.

Actualmente podemos tener hamacas tanto de interior como de exterior, pero ya que el blog es de muebles de jardín hablemos de las exteriores.
Podemos encontrarnos hamacas de un montón de colores, o de un solo color, de red, podemos ponerles diferentes tipos de soportes, de madera y de acero, hasta nos podemos encontrar hamacas con tela acolchada, hamacas tipo sillas… un montón a elegir para que nuestro rincón sea lo más agradable para nosotros. Para darle un toque de relax con colores neutros o por todo lo contrario con colores llamativos para alegrarnos y darnos vitalidad. A continuación os explicamos un poquito los diferentes tipos existentes que hay actualmente en el mercado de nuestras queridas hamacas:

^1503EF15838CAAA072F667B6DE0E3EA29BE0A8E655F28D2840^pimgpsh_fullsize_distrHamacas colgantes

Este tipo de hamaca es la que más solemos encontrar en los jardines. Para entendernos son las típicas de tela, que se cuelgan en dos soportes fijos. Lo que sí es verdad que en el mercado podemos encontrar que estén fabricadas con diferentes tipos de material, e incluso de tela acolchada para que sean más cómodas. También hay de diferentes tamaños, es decir, individuales (para una persona), dobles (para dos personas) y familiares (para toda la familia).
Dentro de este tipo de hamacas podemos encontrar también las que tienen una varilla o separación en cada extremo.

Hamacas de red

Este tipo de hamacas son un estilo parecido a las que se encontró Colón cuando llegó a América, visualmente parece una red de pescar, pero el aspecto de las actuales comparadas con las originales no tiene nada que ver.

Hamacas para bebés y niños

Son iguales que las colgantes pero adaptadas para los más peques de la casa. Las hamacas de bebé están diseñadas para que se puedan colgar dentro de la cuna o el parque y cuando el peque ya sea más grandecito se pueden adaptar perfectamente a un soporte y suelen tener colores llamativos.

Hamacas silla

Con este tipo de hamacas podemos encontrarnos en el mercado desde los típicos de tela a los diseños más actuales, y tal y como indica la descripción por la forma que tiene parece una silla pero colgando del techo o un soporte.

^48B348B5FC317B37F6C48FC8139F782C16F3FE84944EC5AD8F^pimgpsh_fullsize_distrSoporte de la hamaca.

Está claro que las hamacas se tienen que sujetar a un punto fijo, porque si no pasaría a ser una toalla en el suelo en vez de una hamaca (un chiste malo, lo se ). Os comento esto porque también podemos encontrar diferentes tipos de soportes: de madera, de acero y para las sillas.
Según el estilo que queramos dar a nuestro jardín, terraza y ¿por qué no? , también a nuestro balcón podemos elegir entre los soportes de madera o los de acero. Bajo mi punto de vista los soportes de madera dan un toque más elegante, pero está claro que también son un poco más caras y si tienes mascotas se puede convertir en un juguete para roer…  Así que según las condiciones que tengamos y el bolsillo, podemos elegir entre esos dos tipos de soportes .

Generalidades y decoración

Si ponéis cojines para adornar las hamacas también se le puede dar un toque más elegante o más divertido depende el estilo que busquéis.
También existen unas hamacas para los más viajeros y quieran acomodarse, y aunque sean más ligeras (la tela suele ser seda-nailon, la misma con la que se hacen los paracaídas), soportan pesos de hasta 200kg (según qué modelo), controlar la resistencia no vayáis a acabar en el suelo. Este tipo de hamaca está bastante bien aunque sean para tus salidas a la montaña y quieras echarte una siesta y como no, también sirven para casa.
Personalmente creo que cualquiera de las hamacas nombradas anteriormente si buscamos nuestro rincón dentro de casa donde nos sentimos más relajados podemos montar una. Hay utensilios que nos sirven para poder poner la hamaca fijada en la pared o techo (ganchos, cuerdas, etc).
Y un último consejo (visualmente no queda muy bonito) acordaros de las mosquiteras, para esas largas siestas en el jardín tan cómodamente, pero sin que nuestros “amigos” los mosquitos nos acribillen. En el mercado existen mosquiteras adaptadas para las hamacas o incluso hamacas con la mosquitera integrada. Hay que tener una siesta en condiciones y que nada nos moleste.

Acordaros de poneros protección para no tostarnos al sol (aunque también existes modelos de hamacas con sombrilla incorporada, pero si nuestros bolsillos no nos permiten ese tipo de hamacas, ¡¡cremita!!).

Y ya para finalizar os quiero dar un último consejo, sobre todo si tomáis el solecito poneros protección solar no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad e hidrataros mucho. Si dormís la siesta que haya sombra y echaros repelente de mosquitos por si las moscas (por si no tenéis la mosquitera), y sobre todo disfrutar de vuestra hamaca en verano.
Espero que os haya gustado el post y que os haya servido de utilidad, por lo menos para coger alguna idea para vuestra terraza, balcón o jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *